ΠΡΟΜΗΘΕΥΣ – Trama

Los jóvenes dioses bajo la égida de Zeus han derribado el antiguo imperio de Cronos, dominando a Gigantes y Titanes. Zeus también planea eliminar a la humanidad entera afectada de sus imperfecciones. Prometeo desafía sus deseos y se convierte en el ayudante de la humanidad. Los planes de Zeus son castigar a los rebeldes por su presuntuosidad.

Esbirros de Zeus instan al reacio dios Hefesto, patrono de los herreros, a encadenar al »villano« Prometeo a las rocas en la lejana Escitia. El dios que ha sufrido su encanto en silencio, entona un gran lamento que es captado por el coro, y que está destinado a ser escuchado en todos los países, a través de los mares y en Hades. Prometeo relata cómo salvó a la humanidad de la destrucción enseñándoles a dominar y comprender el mundo.
Io entonces se precipita en gritos de dolor.

Ella nos habla de su cruel vida y pide a Prometeo que prediga su destino. Él cumple su demanda en tres proverbios.
Mientras que el coro reflexiona sobre el destino de Io, Prometeo intensifica su amenaza de destruir el reinado de Zeus. La roca sobre la que Prometeo está encaramado dictando sus acusaciones es golpeada por la iluminación de Zeus y se hunde en las profundidades de Tártaros en una tormenta de éter.[1]

 

(Carlos Alexander in der Titelrolle, UA 1968)
(Carlos Alexander in der Titelrolle, UA 1968)

______________________________________

[1] Werner Thomas in: Pipers Enzyklopädie des Musiktheaters, Band 4, München 1991, S.581 ff.
Abb.: Werner Schloske

Primera representación

Trama