Antigonæ - una tragedia de Sófocles, en la traducción de Friedrich Hölderlin (1949)

»Tuve que descubrir nuevos caminos y empezar desde cero.«[1]

El criterio de Orff para descubrir un nuevo camino a través de la tragedia griega nos lleva hasta 1914. En la traducción de ›Antigone‹de Hölderlin que Orff vio en una producción de Viena en 1940, le llevaron a crear en última instancia un acto teatral destinado a seguir siendo deficiente. Orff vio un posible futuro de la tragedia en la tradición clásica romántica, lo que implicaba un rechazo decisivo del drama y su conflicto con el Teatro Dramático y, de forma simultánea, a la dominación de la música en el medio de la ópera.

Orff no vio en la traducción de Hölderlin un libreto para una composición en el estilo de ópera ni un modelo para una transformación de la historia del mundo desde el Renacimiento. Su único objetivo era la recuperación de la corporeidad sensible y la presencia ritual de la palabra trágica en el teatro musical del siglo XX.[2]

(Szenenfoto ›Antigonae‹, Stuttgart 1956)
(Bühnenbildentwurf von Helmut Jürgens, München 1951)
(Antigonae: Christel Goltz; Kreon: Hermann Uhde; München 1951)

De los elementos y técnicas de su personal y plenamente desarrollado estilo, Orff crea un tipo de tragedia que no tiene un modelo con el que compararse. La transformación del lenguaje musical trágico no es un duplicado o un fondo para el texto, sino que produce un gesto, una entusiasta manera »físico-plástica« de hablar en fases cortas, cambiando matices que iluminan y visualizan el interior de las emociones de la figura trágica.

En la transformación hacia un lenguaje corporal adecuado, Orff no considera la danza en su sentido literal, sino más bien un ritmo fuera de la estructura musical. A pesar de su estilo poco ortodoxo, la primera actuación fue un éxito rotundo.

El nuevo enfoque de Orff fue concebido como una nueva »re-transformación« de la tragedia en la conciencia del presente y percibida en los círculos académicos humanistas como una »cesura épica« en la historia de la comprensión de la tragedia griega.[2]

______________________________________

[1] CO-Dok VII,9; [2] Werner Thomas in: Pipers Enzyklopädie des Musiktheaters, Band 4, München 1991, S.581 ff.
Abb.: 1 Madeline Winkler-Betzendahl, Deutsches Theatermuseum; 2 OZM; 3 Rudolf Betz, München (CO-Dok IV/XX) Deutsches Theatermuseum München
Video: Media Programm/Werner Lütje, 1990

Carl Orff en Atenas
Del programa de televisión: »El hombre que escribió Carmina Burana«

›› Ver video ››

Primera representación

Trama